Las 4 técnicas de aparatología electroestética más demandadas en el 2015

Las 4 técnicas de aparatología electroestética más demandadas en el 2015
5 (100%) 4 votes

Hoy en día, la aparatología está muy integrada en el mundo de la estética. Cada vez son más demandados los tratamientos con aparatos integrados, como la radiofrecuencia o la cavitación. Vemos carteles en los centros de estética, pero la mayoría de la gente no sabe qué función tienen, o que efectos producen en nuestro organismo. Voy a intentar explicaros de una forma sencilla, en qué consisten las técnicas de electroestética más demandados este verano.

RADIOFRECUENCIA: Consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel, provocando un calentamiento controlado. Este aumento térmico, produce la estimulación de los fibroblastos y la regeneración de colágeno y elastina.

El colágeno y la elastina, son los responsables de la elasticidad de nuestra piel. Son fibras elásticas que mantienen la tersura y firmeza de la piel, pero con los años van perdiendo estas propiedades, se hacen más laxas, y aparece la flacidez y las arrugas.

La radiofrecuencia consigue que el colágeno envejecido se regenere aportando tono a la piel, tanto en facial como en corporal, consiguiendo mejorar la flacidez. Estos efectos no son inmediatos, y sobre todo se notan a partir del mes del tratamiento.

Además, cuando envejecemos, disminuyen los capilares dérmicos, por lo que las células reciben un menor aporte de oxigeno. La radiofrecuencia, produce un aumento de la vascularización de la piel, sus células están más nutridas y oxigenadas y rejuvenecen.

La radiofrecuencia, tiene otras aplicaciones en la estética, como la eliminación de celulitis y la reducción de volumen. Gracias al aumento de temperatura a nivel interno, el líquido intersticial ( líquido que rodea a las células ), es recogido por el sistema linfático y eliminado por la orina. Además, tiene un efecto lipolítico, es decir, se rompen los cúmulos de grasa para que puedan ser eliminados por el sistema venoso.

En algunos centros, podéis ver carteles de radiofrecuencia bipolar. La diferencia entre monopolar y bipolar es que la primera produce un calentamiento en la parte más profunda de la dermis.

Esta técnica está contraindicada en personas con enfermedades renales o hepáticas, con prótesis metálicas o marcapasos o con hipertensión.

Se recomienda beber mucha agua durante su tratamiento y llevar una dieta equilibrada.

PRESOTERAPIA: Consiste en un compresor de aire, que mediante unos manguitos, va hinchando unas botas neumáticas. Así se produce una presión ascendente que favorece el retorno venoso y linfático.

La vuelta de la sangre al corazón se realiza a través de las venas. La sangre venosa va en contra de la ley de la gravedad y además no tiene un motor impulsor como el corazón en el caso de las arterias. Cuando nos movemos, nuestros músculos se contraen y relajan produciendo un impulso de la sangre hacia arriba. Por lo tanto, si no llevamos una vida activa, nuestra sangre no circula bien, sentimos pesadez de piernas y empiezan a aparecernos varices.

El sistema linfático es el responsables de recoger los líquidos sobrantes de nuestro organismo. Cuando el sistema linfático se ralentiza, nos sentimos hinchados y aumenta nuestro volumen corporal.

Con la presoterapia, conseguimos mejorar la circulación sanguínea y linfática, por lo que es aconsejable en caso de mala circulación de las piernas, piernas hinchadas y celulitis edematosa, cuidados postparto, edemas posquirúrgicos, etc. También se aplica en el abdomen y en los brazos.

Se puede combinar con otros tratamientos como cavitación, ultrasonidos o masajes manuales, utilizándose siempre en segundo lugar.

CAVITACIÓN: La cavitación elimina la grasa localizada  mediante ultrasonidos de baja frecuencia. Se generan unas pequeñas burbujas que implosionan rompiendo las estructuras del tejido adiposo. Además, produce un aumento en la temperatura interna, que ablanda la grasa para que pueda ser recogida por el sistema sanguíneo y eliminado por la orina.

Los adipocitos, son nuestras células de grasa. Son como unos globos que se hinchan a medida que se llenan más de grasa. La cavitación logra romper estas células, haciendo que la grasa salga y pase al torrente sanguíneo para ser eliminada. Por esto, hay que darle tiempo al organismo a que la elimine y no se quede acumulada en nuestros vasos sanguíneos, si no podrían subir los niveles de colesterol y triglicéridos.

El número aconsejable de sesiones sería dos por semana, dejando que pasen 72 horas entre una y otra.

Es aconsejable realizar un drenaje linfático o una presoterápia después de cada tratamiento para ayudar a drenar la grasa y líquidos sobrantes.

Sus contraindicaciones son: marcapasos, colesterol, insuficiencia renal y hepática, embarazo y lactancia y patologías auditivas.

Se debe aconsejar a la persona beber mucha agua y llevar una dieta baja en grasas.

VACUMTERAPIA: Consiste en un masaje a presión negativa mediante un compresor que aspira la piel. Permite separar los tejidos (piel, grasa y músculo), ablandándolos y activar el sistema sanguíneo y linfático. Normalmente, los aparatos están provistos de unos rodillos motorizados que manipulan el tejido al ser agarrado por una presión.

La vacumterapia tiene diferentes efectos sobre el organismo:

  • Produce un efecto exfoliante sobre la piel.
  • Mejora la elasticidad cutánea.
  • Tonifica el sistema circulatorio, gracias a la gimnasia que realizan los vasos sanguíneos de dilatación y contracción.
  • Estimula el sistema linfático, siempre y cuando el masaje se realice siguiendo las vías linfáticas.
  • Aumenta la producción de colágeno, lo que ayuda a combatir la flacidez.
  • Moviliza las grasas y estimula su metabolismo.

Además, la vacumterapia, está indicada después de una cirugía estética para drenar los hematomas postquirúrgicos.  También para tratar cicatrices y estrías.

Algunos aparatos se aplican con una malla para que el cabezal se deslice mejor y para dar al cliente una mayor privacidad e higiene íntima.

No se debe utilizar la vacumterapia en clientes con enfermedades graves, con afecciones en la piel, con fragilidad vascular o varices y con tratamientos anticoagulantes.

Nunca debe ser un tratamiento doloroso, sino todo lo contrario, se debe sentir una agradable relajación durante el tratamiento. Si se siente dolor se debe comunicar a la esteticista para que regule la intensidad de la succión.

Print Friendly

fina

Profesora de estética.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies