Ultrasonidos

Ultrasonidos
2.7 (53.33%) 3 votes

Los ultrasonidos son una de las últimas técnicas que se han incorporado al mundo de la estética. Sus aplicaciones clásicas son múltiples, tanto en tratamientos de recuperación y rehabilitación de procesos postraumáticos, como antiálgico en patologías reumáticas, en la litotricia de cálculos renales, en el diagnóstico de enfermedades y seguimiento de embarazo hasta llegar a las aplicaciones estéticas.

1.1 FUNDAMENTES FISICOS DE LOS ULTRASONIDOS

El sonido resulta de las vibraciones mecánicas de la materia, compresiones y descompresiones periódicas del medio, a través del cual se propagan con un movimiento ondulatorio, a una velocidad determinada a partir del generador que las origina.

Estas compresiones y dilataciones siguen un ritmo determinado que llamamos frecuencia. Según la rapidez en la sucesión de los impulsos, es mayor o menos el espacio entre los mismos, variando, de esta manera, la longitud de onda.

El grado o tono del sonido producido, es proporcional a la frecuencia de las vibraciones por unidad de tiempo (1segundo). Así, los sonidos graves tienen una baja frecuencia.

Los límites de la percepción del oído humano varían entre las personas, pero como media se establecen los 16 Hz (16 ciclos o vibraciones, por segundo) para los sonidos graves, y 16000Hz para los sonidos agudos. Esta última cifra, es relativa, dado que depende de la capacidad auditiva individual: un niño puede llegar a oír frecuencias de hasta 20.000Hz, mientras que en un anciano la cifra baja hasta los 12.000Hz.

Podemos decir, pues, que los ultrasonidos son todas aquellas vibraciones sonoras con una frecuencia superior a los 16.000Hz, aunque en el campo de aplicación terapéutica se usas frecuencias muy superiores, entre 500.000hz (500 kiloherzios: KHz) y los 3.000.000 de herzios (3 megaherzios: MHz)

Las ondas sonoras están producidas por la vibración de la materia, por lo que, solo se propagan a través de medios que tengan un cierto grado de elasticidad, ya que las partículas resisten la deformación y continúan manteniendo el movimiento oscilatorio.

La velocidad de propagación del sonido, varía en función del medio por el que lo hace. Por ejemplo: en el aire es de 300 metros por segundo, en el agua es de

1500 metros por segundo, en el hueso es de 3000m/s y en el acero de 5000m/s.

La velocidad es igual al producto de la frecuencia por la longitud de onda. Puesto que la frecuencia de oscilaciones de una onda determinada es constante y que la velocidad de propagación varía según el medio, se deduce que la longitud de onda también varía en los diferentes medios.

Velocidad = frecuencia (constante) x longitud de onda

Así, en el aire, los sonidos audibles tienen una longitud tienen una longitud de onda comprendida entre 20m, 2cm, mientras que en el agua, donde la velocidad de propagación es mayor, aumentan su longitud de onda, estando comprendida entre 100m y 10 cm. De todo ello, se puede deducir la naturaleza de los ultrasonidos: se trata de una energía sonora producida por oscilaciones mecánicas en un cuerpo. Físicamente, el sonido y el ultrasonido tienen la misma naturaleza pero se diferencian por una mayor frecuencia y por la no percepción de los US por parte del oído humano.

2.2 PROPAGACION DE LLOS ONDAS ULTRASONICAS

Cada una de las partículas del medio en el que se propagan, hace un movimiento oscilatorio al mismo ritmo que las ondas ultrasónicas.

Hay medios en los cuales los ultrasonidos se desplazan mejor que en otros en función de la posibilidad y la rapidez de deformación del material que constituye el medio. Esta propiedad se llama impedancia acústica característica, y equivale al producto de la densidad del medio por la velocidad de la propagación del sonido en su seno.

Las ondas avanzan más fácilmente por un medio que tenga una elevada impedancia acústica característica. Así, cruza más fácilmente el acero que el agua y el aire, especialmente este ultima porque su impedancia acústica característica es baja.

Cuando una onda, en su recorrido, se encuentra con un medio distinto al que usaba para desplazarse puede experimentar fenómenos de tipo: reflexión, divergencia, absorción o transmisión.

2.2.1 REFLEXION

En este caso, la onda vuelve, a partir de la superficie del nuevo medio, siendo el ángulo de reflexión igual al ángulo de incidencia.

La proporción de rayos reflejados depende de las impedancias acústicas característica de los dos medios, siendo los de baja impedancia los que tienden a reflejar los rayos y por ello cuanto mayor sea la diferencia de ambos medios, mayor será la proporción de los rayos reflejados. Si el haz incidente de US alcanza perpendicularmente una superficie reflectora, se suma la onda incidente y la refleja formándose ondas estacionarias que pueden producir un aumento térmico importante por  sobredosificación.

Los tejidos blandos y los geles de acoplamiento que se emplean para hacer el tratamiento, tienen impedancias acústicas semejantes, por lo tanto la reflexión que se produce es mínima (inferior al 1 % de la energía que transmiten). En zonas excesivamente velludas, pueden introducirse burbujas de aire que provoquen desviación y reflexión de las ondas sónicas, por lo que puede estar indicado el rasurado de la zona. El hueso tiene una impedancia acústica mucha más elevada que los tejidos blandos, de ahí que la reflexión a este nivel sea importante, sobre todo si el cabezal de la aplicación no está en continuo movimiento. Este fenómeno puede cambiar el campo sónico, produciendo u  importante aumento de temperatura en la zona, que ocasiona el denominado dolor perióstico.

 

2.2.2 DIVERGENCIA

Las ondas sonoras divergen a partir de un punto, de forma que el haz sónico se abre a partir de este abarcando una zona más extensa, pero con menor intensidad.

La divergencia obedece la ley de los cuadrados inversos. A medida que la frecuencia aumenta, la divergencia disminuye y las ondas con frecuencias de un 1.000.000 ciclos por segundo (1 MHz) son prácticamente paralelas. Con frecuencias menores la divergencia es mayor.

En las frecuencias elevadas no tiene lugar la divergencia y la intensidad de haz, solamente se reduce por absorción.

Por lo tanto aunque la distancia de la mitad del valor es inferior con las ondas de frecuencias elevadas, la intensidad no desciende mucho más rápidamente que en las ondas de frecuencias bajas. Si las ondas se emiten a partir de un disco plano, tal como la cabeza de aplicación de un equipo de ultrasonidos, su distribución es compleja pero siguen los mismos principios

 

2.2.3 ABSORCION

Al atravesar un medio, este absorbe parte de la energía de los US reduciéndose la intensidad de haz que progresa a territorios más profundos.

El coeficiente de absorción de cada material indica el grado de conversión de la energía en su seno, y depende fundamentalmente de su contenido proteico y de colágeno. La absorción depende también de la frecuencia del US que se aplique y es mayor a 3 MHz que a 1 MHz.

El coeficiente de absorción del músculo es tres veces mayor que el de la grasa, el hueso y el pulmón es hasta 40 veces superior al de los tejidos blandos.

2.2.4 TRANSMISION

La onda no absorbida puede continuar desplazándose en el nuevo medio. Si incide la superficie con un ángulo recto continua con la misma dirección, pero si incide con un ángulo distinto, cambia de dirección (refracción). La intensidad y dirección de la desviación que sufren los rayos dependen de las velocidades relativas en los dos medios. Las ondas que pasan desde un medio en el que tenían una velocidad pequeña, tal como el aire, hasta uno en el que lleven una velocidad mayor, como el agua, adquieren una dirección que se aleja de la perpendicular y viceversa. Cuanto mayor sea la diferencia de velocidades, mayor será el ángulo de la desviación sufrida por los rayos. Lo obstante el fenómeno de refracción tiene poca importancia en aplicaciones terapéuticas.

A medida que el haz de ultrasonidos va penetrando y atravesando diferentes estructuras, va perdiendo energía (por divergencia, reflexión y absorción). Esta atenuación depende tanto de la frecuencia del US como de la naturaleza de los tejidos que atraviesa.

El haz reduce su intensidad a la mitad de la intensidad inicial cuando atraviesa una determinada distancia que recibe el nombre de penetración o profundidad media o capa de hemireduccion.

Las ondas de elevadas frecuencias se absorben más rápidamente que las de baja frecuencia, por lo que tienen una penetración media menor que las de baja frecuencia. En los tejidos del organismo las ondas con  frecuencia de 1MHz tienen una penetración media de 4-5 cm. Mientras que con las de 3 MHz esa distancia es de 1-2 cm.

Se llama profundidad de penetración a la distancia la cual la intensidad de haz ultrasónico queda reducido al 10% de la inicial y se considera el limite terapéutico a partir del cual ya no pueden esperarse efectos apreciable, esta distancia es de unos 12 cm. para frecuencias de 1MHz y de 4-5 cm. para frecuencias de 3 MHz.

2.3 PRODUCCION DE ONDAS ULTRASONICAS

Los sonidos y los ultrasonidos están producidos por la vibración de la materia pero no existe un dispositivo mecánico que pueda vibrar con un a frecuencia lo suficientemente elevada como para producir ondas ultrasónicas.

Para la producción de los US nos aprovechamos de una propiedad que tienen ciertos materiales naturales, como los cristales de germanio o cuarzo, llamada piezoeléctrica. La piezoelectricidad es la capacidad de transformar una energía eléctrica en mecánica y viceversa, fenómeno que fue descubierto por Jacques Curie en 1880. En la práctica se utilizan cerámicas artificiales como el titanio de bario o el circanato y titanio de plomo.

A la cerámica se le aplica una diferencia de potencial que da lugar a una distorsión de la misma, la frecuencia con la que se dará la deformación o vibración viene determinada por la frecuencia de la corriente alterna aplicada. De manera que la cerámica vibrara a la misma frecuencia que la corriente aplicada, pero para obtener buenos rendimientos la corriente a aplicar debe ser de la misma frecuencia que la frecuencia de resonancia de dicha cerámica.

En un generador de ultrasonidos se aplica a la cerámica una corriente alterna de alta frecuencia producida por un generador. La frecuencia de la corriente en la misma que la frecuencia de resonancia de la cerámica la cual esta adherida a un diafragma metálico al que hace vibrar, las ondas ultrasónicas se emiten desde el diafragma que constituye la superficie del transductor o cabezal del tratamiento.

Cuando se conecta el equipo la corriente de alta frecuencia provoca la vibración de la cerámica. La mayor parte de los equipos están constituidos de forma que la frecuencia de la corriente es la misma que la de la cerámica pero algunos procesan una sintonización de características similares a la de los aparatos de diatermia por onda corta. La energía aplicada a la cerámica se eleva hasta el nivel preciso, la potencia de emisión se miden W/cm. cuadrados de la superficie del cabezal.

Para fines terapéuticos de emplean valores de 0.25 a 3 W/cm. cuadrado, la emisión normalmente se valora mediante calibraciones de control, aunque para obtener el valor correcto puede emplearse el contador.

Algunos equipos producen un haz pulsado porque la emisión de ondas ultrasónicas es intermitente. Por ejemplo, las ondas pueden emitirse en periodos de 2 milisegundos seguidos de intervalos de 8 milisegundos por lo tanto la relación de impulsos es de 1 a 5 porque la energía se emite cada 2 milisegundos de cada 10. la relación de impulsos puede ser distinta: de 1 a 10 o de 1 a 20.

Habitualmente la superficie de un cabezal tanto de 1 MHZ como de 3 es de 5 cm cuadrados pero también los hay de 1 cm. cuadrado para poder acceder más fácilmente a pequeñas áreas de tratamiento como las articulaciones interfalangicas.

 

2.4 PARAMETROS DE LA EMISION ULTRASONICA

La energía ultrasónica es una energía de tipo mecánico, cuya cuantificación y aplicación terapéutica se basa en una seria de parámetros

Frecuencia

Modo de emisión

Dosis (intensidad o densidad de potencia)  Tiempo de aplicación

2.4.1 FRECUENCIA

Las frecuencias que se utilizan en terapia ultrasónica son las comprendidas entre 800 KHz y 3 MHz.

Las frecuencias que se utilizan en terapia ultrasónica son las comprendidas entre 800 KHz y 3 MHz. Cuanto mayor sea la frecuencia, menor es la capacidad de penetración, por lo que las frecuencias más elevadas se  utilizan preferentemente en el tratamiento de estructuras superficiales, mientras que las más bajas se usan en el tratamiento de estructuras profundas.

Los equipos más modernos de ultrasonidos pueden emitir en dos frecuencias: 1 ó 3 MHz, lo que permite ampliar su campo de aplicación en diferentes patologías, pero debe tenerse en cuenta que para cada frecuencia se utiliza el cabezal de aplicación calibrado a la frecuencia de vibración elegida. Esto quiere decir, que actualmente, aun no hay cerámicas que tengan una frecuencia de resonancia a 1MHzy a 3MHz al mismo tiempo y por tanto poder vibrar satisfactoriamente a ambas frecuencias, por lo que a cada cerámica le corresponde un solo tipo de frecuencia; por esto no hay ningún cabezal que pueda vibrar a diferentes frecuencias.

En función del cabezal que haya conectado al equipo, este emitirá a una u otra frecuencia.

2.4.2 MODO DE EMISION

Las ondas ultrasónicas pueden ser emitidas de modo continuo o bien periódicamente a modo de impulsos de duración limitada.

En la emisión continua predomina el efecto térmico, por lo que se aplica cuando se desea un efecto de diatermia localizada, y es muy adecuada para el tratamiento en fibrosis y cicatrices.

Cuando se aplica periódicamente, a modo de impulsos, entre un impulso y otro hay un tiempo que facilita la dispersión del calor, por lo que el efecto térmico es menor, potenciándose el efecto mecánico con acción analgésica, antinflamatorias y antiedematosa.

En la emisión pulsada, la duración o tiempo de impulso varía entre 0.5 ms, 1 ms ó 2ms. La duración o tiempo de pausa se ajusta al tiempo de impulso elegido (0.9ms, 9 ms u 8 ms).

2.4.3 DOSIS (INTENSIDAD O DENSIDAD DE POTENCIA)

La dosis efectiva que recibe el paciente depende tanto de la potencia de emisión como de la superficie de radiación eficaz. Por eso, la dosis expresa en W/cm cuadrados.

Normalmente, el riesgo de accidente por sobredosificación es escaso ya que el enfermo advierte la sensación de dolor que se experimenta a resulta de la sobredosificación; el dolor aparece entre 20 y 30 segundos antes de que se de ningún tipo de alteración histológica.

En general, se recomienda iniciar el tratamiento con dosis bajas (0.5 W/cm cuadrados) y aumentarlas progresivamente según la respuesta. No deberán sobrepasarse los 2 W/ cm cuadrados, cuando se trabaje en emisión continua, ni los 3 W/cm cuadrados en el modo pulsado.

Normalmente, para los procesos pulsados profundos se usan dosis mas elevadas y se reducen cuando se tratan procesos superficiales. La dosis aumenta con el tamaño de la superficie a tratar, mientras que la mayor sensibilidad y la agudeza de proceso obligan a disminuirla.

Las normas de seguridad obligan a limitar la densidad de potencia de aplicación a 3W/cm cuadrados, de esta manera se limita el riesgo de accidentes, ya que a densidades mayores son peligrosas en alteraciones terapéuticas.

2.4.4 TIEMPO DE APLICACIÓN

El tiempo de aplicación oscila entre 5 y 20 minutos en función de la forma de aplicación, la extensión de la zona y la patología a tratar.

El tratamiento puede realizarse a diario o en días alternos, hasta un máximo de 20 sesiones, tras las cuales se recomienda un reposo de 1-2 meses antes de reanudarlas de nuevo, si así fuera necesario.

En las aplicaciones móviles (las más utilizadas), la duración de la sesión es de 5-10 minutos para zonas concretas, pudiéndose llegar a 20 minutos si la zona es muy extensa.

2.5 EFECTOS FISIOLOGICOS Y TERAPEUTICOS

Mediante la aplicación de los US, se obtienen tres efectos básicos:

Mecánicos

Térmicos

Químicos

2.5.1 EFECTOS MECANICOS

La sonorización produce sobre el organismo una serie de presiones y descompresiones que confieren un movimiento oscilatorio de las partículas intra y extracelulares. De esta forma se ven sometidas a una aceleración violenta, un paro y otra aceleración en sentido opuesto y aunque el desplazamiento es mínimo, se originan variaciones de presión considerables.

Se produce un efecto mecánico de micromasaje con interesantes acciones terapéuticas.

La amplitud del movimiento vibratorio se denomina amplitud sónica, la cual es inversamente proporcional a la frecuencia de vibración siendo menor a los 3 MHz que con 1 MHz. Por el contrario, la aceleración de este movimiento es directamente proporcional a la frecuencia, siendo mayores los efectos mecánicos cuanto mayor es la frecuencia.

También se produce un fenómeno de cavitación: consiste en la formación de cavidades huecas en líquidos y tejidos vivos sometidos a intensas fuerzas de tracción. Estas cavidades desaparecen al cesar la fuerza de tracción, pero mientras existen, aparecen en su vecindad concentraciones muy altas de energía y pueden llegar a converger, produciendo la destrucción de estructuras subcelulares. El fenómeno de  cavitación se ha observado con dosis superiores a 1 W/cm cuadrados.

Este factor mecánico produce un aumento en la permeabilidad de las membranas celulares con la consiguiente aceleración del intercambio de fluidos, favoreciendo los procesos de difusión y mejorando el metabolismo celular. Es capaz de producir disgregaciones de complejos celulares y macromoléculas. Se favorece la liberación de adherencias, probablemente por la separación de las fibras de colágeno y reblandecimiento del cemento intercelular.

2.5.2 EFECTOS TERMICOS

La energía mecánica absorbida por los tejidos puede transformarse en energía térmica ya que, como el organismo no es completamente elástico, opone una resistencia al movimiento mecánico, como resultado de lo cual se genera calor.

Ente factor contribuye a la estimulación del metabolismo celular y  de la circulación sanguínea, favoreciendo la instauración de una hiperemia en la zona.

Los US calientan fundamentalmente las interfases tisulares, debido a la reflexión y formación de ondas estacionarias que se produce a este nivel. Este hecho es un peligro potencial ya que pueden generarse puntos calientes de elevada intensidad, pero puede evitarse el riesgo moviendo continuamente el cabezal de aplicación durante todo el tratamiento.

Cuando se utilizan los US en emisión pulsada, el calor se disipa durante los intervalos entre pulso y pulso, resultando mínimos los efectos térmicos, con lo que pueden obtenerse los efectos mecánicos sin ninguna molestia para el paciente. Los efectos mecánicos no se afectan por la emisión intermitente debido a que las variaciones de presión son las mismas que con el haz continuo.

2.5.3 EFECTOS QUIMICOS

Como consecuencia del factor mecánico y térmico, se generan reacciones químicas como la liberación de sustancias vasodilatadoras (histamina), la disgregación de moléculas complejas o una acción coloidoquimica con su efecto tixotrópico (los US son capaces de transformar el estado del gel  en estado de sol).

2.5.4 EFECTOS TERAPEUTICOS

En virtud de los efectos mecánicos, térmicos y químicos, los US producen una serie de efectos terapéuticos.

HIPEREMIA: Se produce un aumento de circulación sanguínea en la zona tratada, en parte debido al efecto térmico y en parte por la liberación de sustancias vasodilatadoras. Como consecuencia se favorece la acción del metabolismo local.

HIPEREMIA: Se produce un aumento de circulación sanguínea en la zona tratada, en parte debido al efecto térmico y en parte por la liberación de sustancias vasodilatadoras. Como consecuencia se favorece la acción del metabolismo local.

ESTIMULACION DE LA REGENERACION TISULAR.

AUMENTO DE LA PERMEABILIDAD DE LAS MEMBRANAS CELULARES: Esto, junto al estímulo circulatorio, favorece los intercambios celulares y la reabsorción de líquidos y desechos metabólicos. Como consecuencia se obtiene un efecto antiinflamatorio y de reabsorción de edemas.

MODIFICACION DE LAS ESTRUCTURAS COLOIDALES: se produce una fragmentación de las moléculas grandes, de modo que disminuye la viscosidad del medio.

La acción mecánica del micromasaje es muy útil en casos de fibrosis, esclerodermias e induraciones.

EFECTO ANALGESICO Y DE RELAJACION MUSCULAR: En parte por el efecto térmico y en parte por acción directa de los US sobre los mecanismos contráctiles y las fibras nerviosas.

Sobre los tejidos superficiales, los US producen un AUMENTO DE LA PERMEABILIDAD Y

ELASTICIDAD, lo que favorece la penetración de sustancias farmacológicamente activas.

Supone un estímulo trófico que acelera la regeneración y cicatrización de ulceras, heridas, etc.

A nivel vascular, pueden cambiar e calibre de los vasos (propiedad miosónica), resultando una gimnasia de los músculos de los vasos sanguíneos que ayudan a retrasar sus envejecimientos y previene la esclerosis y la formación de trombosis.

Sobre el sistema nervioso, dada la absorción selectiva de los US por parte de los nervios, se producen cambios en la velocidad de conducción del nervio irradiado: a dosis terapéuticas altas (más de 2 W/cm cuadrados), la velocidad de conducción aumenta.

Produce una elevación del umbral de dolor a nivel de las terminaciones nerviosas libres.

En zonas limitantes de estructuras de diferente densidad sónica, como es el caso del periostio que limita hueso y tejidos blandos, se suman la energía directa y la reflejada, por lo que se produce un sobrecalentamiento que puede llegar a originar dolor. Este hecho, constituye la mejor indicación clínica de sobredosificación.

Mejora la movilidad articular por reblandecimiento de las fibras de colágeno de tendones y capsula articular.

Mejora la movilidad articular por reblandecimiento de las fibras de colágeno de tendones y capsula articular.

Sobre bacterias, se ha observado que bajo la acción de los US se produce (sin intervención del efecto térmico), una acción destructiva  que a sido verificada con microscopia electrónico, también se produce la inactivación de virus y otros microorganismos.

2.6 INDICACIONES

Los ultrasonidos tienen múltiples aplicaciones en medicina, fisioterapia y rehabilitación, pero dada la finalidad de este manual, deben reseñarse algunas:

Lesiones ligamentosas y tendinosas.

Fibrosis musculo-tendinosas

Cicatrices retractiles.

Queloides

Celulitis

Encapsulamiento de prótesis mamarias.

Dupuytren.

Procesos fibrosos en general.

Ulceras de decúbito.

 

2.7 CONTRAINDICACIONES

2.7.1 ABSOLUTAS

Los ultrasonidos no deben aplicarse a tejidos especializados tales como el ojo, oído, ovario, testículos ni el corazón.

No debe tratarse de abdomen durante el embarazo

Durante la menstruación y días próximos evitar el área uterina.

No irradiar los cartílagos de crecimiento (niños y jóvenes en edad de desarrollo)

No deben aplicarse en las neoplasias ni en zonas donde exista una infección activa por peligro de diseminación de la patología.

Las personas portadoras de marcapasos cardiaco deben abstenerse de esta terapia.

Las coagulopatias y las hemorragias recientes o potenciales recomiendan evitar la aplicación de US continuo. Por extensión se incluyen los pacientes heparinizados

En tromboflebitis por el peligro de desprendimiento del trombo

No aplicar los US en los traumatismos recientes por el efecto de los US sobre os pequeños vasos, por lo que están contraindicados durante las primeras 48h.

2.7.2 RELATIVAS.

Si el riesgo sanguíneo esta alterado, los peligros son los mismos que los otros tratamientos por el calor; si bajo estas circunstancias se emplea la terapéutica ultrasónica la intensidad aplicada deberá ser baja y se optara por la emisión pulsada.

Se debe tener especial cuidado con las alteraciones de la sensibilidad por lo que se debe usar dosis bajas y el modo pulsado

En caso de implantes metálicos puros, es prudente no usar dosis muy altas que pudieran generar sobrecargas por la reflexión en las proximidades. Es conveniente utilizar US en emisión pulsada.

Evitar el útero en portadoras de dispositivo intrauterino, o en su defecto usar el sistema pulsado.

Igualmente se trabajara a dosis bajas y modo pulsado nivel de osteosíntesis, endoprotesis y cemento de unión.

2.8 FORMAS DE ACOPLAMIENTO

La ultrasonoterapia es un método terapéutico que ofrece múltiples posibilidades, al permitir diferentes combinaciones de parámetros de emisión y formas de acoplamiento, en función de la localización y características de la patóloga a tratar.

Entre los tejidos blandos del organismo y el aire existe una gran diferencia de impedancia acústica, por lo que, si hubiese aire entre el cabezal de aplicación y la zona de tratamiento se produciría una importante reflexión de los US que disminuiría la eficacia del tratamiento. Por ello, es imprescindible rellenar el espacio que queda entre el cabezal y la piel con una sustancia de buena conductividad acústica y cuta impedancia sea parecida a la de los tejidos blandos de organismo. Este acoplamiento perfecto puede obtenerse por diferentes métodos:

1.      Acoplamiento subacuático (indirecto)

2.      Acoplamiento directo

3.      Acoplamiento mixto

2.8.1 ACOPLAMIENTO SUBACUATICO

Dado que el agua tiene una impedancia acústica similar a la de los tejidos blandos, se utiliza este elemento como método de acoplamiento de los ultrasonidos.

Para practicar este método, tanto el cabezal de aplicación como la zona a tratar se sumergen en una cubeta con agua a una distancia de 2 a 3 cm de la piel, procurando que el cabezal se desplace continuamente sobre la superficie objeto de tratamiento.  Este método es ideal para tratar extremidades y superficies irregulares, donde resulta difícil el acoplamiento del cabezal, como ocurre en los dedos de la mano o del pie, las pequeñas articulaciones y las zonas donde, por perdidas de sustancias o defectos de la piel, la presión puede resultar dolorosa.

Para su práctica se evitara el empleo de cubetas metálicas, que produces muchas reflexiones, siendo preferibles las de material plástico o cerámico.

El agua debe ser previamente hervida, y se evitaran en todo momento la formación de burbujas de aire.  Su temperatura debe coincidir con la temperatura de la superficie cutánea.

Las dosis y tiempos de aplicación son semejantes a la aplicación directa (con gel de contacto).

2.8.2 ACOPLAMIENTO DIRECTO

Entre el cabezal de aplicación y la piel se dispone un medio de acoplamiento cuya impedancia y transmisión acústica es similar a la de la pie y tejidos blandos del organismo: se trata de una sustancia en forma de gel, de elevada viscosidad, que no tiene tendencia a emulsionarse con el aire ni a formar burbujas, cuya absorción transcutánea es mínima, que permite una óptima transmisión de US y tiene, además, buena conductividad eléctrica, lo que posibilita la aplicación simultanea de US con electroterapia.

Esta sustancia se deposita previamente sobre la piel, de modo que forme una capa uniforme sobre toda la superficie a tratar, para que el cabezal se deslice siempre dentro del espacio cubierto.

El cabezal se deslizara sobre la superficie objeto de tratamiento, manteniendo en todo momento el contacto con la misma. Es muy importante que se mantenga en continuo movimiento, añadiendo gel en caso de ser necesario.

La velocidad de movimiento no debe ser excesivamente rápida, pero NUNCA se dejara el cabezal fijo, ni se harán simples rotaciones axiales, sin desplazamientos laterales sobre la piel.

En algunas ocasiones se realizan aplicaciones fijas, en las cuales el cabezal de aplicación se mantiene fijo sobre una zona. Esta técnica requiere extrema prudencia y trabajar con dosis muy bajas y tiempos mínimos.

El paciente no debe sentir pinchazos ni excesivo calentamiento, solo una leve sensación de calor agradable.

Los US pueden favorecer la penetración transcutánea de ciertas sustancias farmacológicas. Esta técnica se conoce como sonoforesis y se basa en utilizar como medio de acoplamiento un gel medicamentoso (activo), en lugar del gel habitual, inerte y sin actividad específica. De esta forma se potencian los efectos de US y de la sustancia activa que penetra. Esta sustancia activa, deberá estar preparada en forma de gel transmisor de US. Las pomadas y cremas oleosas no son adecuadas ya que amortiguan mucho las ondas ultrasónicas.

2.8.3 ACOPLAMIENTO MIXTO

Para tratar tensiones de superficie irregular o cóncava, que resultan difíciles de introducir en cubetas, como son típicamente las axilas, se utiliza este método de acoplamiento. Consiste en interponer entre el cabezal y la superficie a tratar un globo o bolsa de plástico lleno de agua y que se adapte perfectamente a la zona. Entre el globo y la piel y entre éste y el cabezal de aplicación se deposita un gel de contacto que garantice el acoplamiento perfecto.

2.9 PROGRAMACION DE LOS PARAMETROS DE EMISION

Se programaran en base a los siguientes argumentos:

2.9.1 FRECUENCIA DE EMISION

La frecuencia de 3MHz está indicada en el tratamiento de trastornos superficiales (2-3 cm bajo la piel). Se utilizada 1MHz en el tratamiento de estructuras profundas.

2.9.2 MODO DE EMISION

La emisión continua se utiliza cuando el efecto buscado es el de conseguir una diatermia profunda (a nivel periarticular o tendinoso). Sus contraindicaciones son comunes a cualquier método de termoterapia (inflamaciones agudas, traumatismos recientes, alteraciones de la sensibilidad o trastornos circulatorios). La emisión pulsada estará indicada cuando se busque un efecto antiinflamatorio, antiedematoso y antialgico. Dado que no produce calor, está indicado en procesos inflamatorios o traumatismos agudos o subagudos.

2.9.3 DOSIFICACION

Generalmente los equipos de US incluyen unas pautas de tratamientos de las patologías en las que con mayor frecuencia se recurre a la ultrasonoterapia. No obstante, estas pautas no deben ser tomadas de forma rigurosa, ya que el terapeuta deberá tener presente siempre la individualización del tratamiento. En general, se optara siempre por la mínima dosis eficaz, es decir, aquella con la cual se obtienen los efectos terapéuticos deseados, evitando aumentar el valor de la misma. Se iniciara el tratamiento con dosis bajas que se aumentaran paulatinamente en función de los resultados. Cualquier aparición de dolor debe considerarse un síntoma de dosificación. En emisión continua, se consideran dosis bajas las inferiores a 0.5 W/CM cuadrados y dosis altas de 1 a 1.5 W/cm cuadrados. No deberán sobrepasarse nunca los 2 W/cm cuadrados. Cuando se trabaja en emisión pulsada, pueden aumentarse ligeramente dichos valores sin sobreapasar  nunca los 3 W/cm cuadrados. Cuando se traten problemas agudos o inflamatorios es aconsejable no exceder de 1.5W/cm cuadrados.

2.4.4 TIEMPO DE TRATAMIENTO

La duración media de una sesión de US es de 5 a 10 minutos, pudiéndose llegar a un máximo de 20 minutos cuando se traten zonas muy extensas o varias zonas en una misma sesión.

Cuando se traten procesos agudos, la pauta de sesión seguirá un ritmo diario, mientras que cuando se traten procesos crónicos es preferible hacerlo a días alternos y aumentar el número de sesiones hasta un máximo de 20 tras las cuales es necesario un descanso de 12 meses antes de reiniciar una nueva tanda si así fuese necesario. En base a los efectos fisiológicos mencionados, y dado el objeto de este libro, interesan fundamentalmente las aplicaciones que en Estética se hacen de los US, y de entre todas ellas cabe destacar el tratamiento de la celulitis.

2.10  TRATAMIENTO DE LA CELULITIS CON ULTRASONIDOS

El tratamiento de la celulitis mediante métodos locales, no supone solución definitiva al problema si no se acompaña de unas medidas de orden general. Tratamiento etiológico y corrección de hábitos generales y tratamiento dietético, que en el caso de la celulitis se acompaña de obesidad, irá destinado a solucionar el sobrepeso a la vez que respetara las medidas dietéticas habituales en la celulitis.

Para corregir el problema local, se dispone de un amplio arsenal terapéutico: mesoterapia, presoterapia, contracciones isométricas, laser, iontoforesis, galvanización, masoterapias, termoterapia etc. La elección de uno u otro método se hará en función de las características y del grado de evolución del proceso a tratar. Los ultrasonidos constituyen una nueva vía posible en el tratamiento localizado de la celulitis, que ha venido experimentándose con resultados altamente satisfactorios.

2.11 TECNICA DE APLICACIÓN

Los tratamientos anticelulíticos con ultrasonoterapia se practican mediante acoplamiento directo del cabezal con la zona a tratar. Entre los tejidos blandos del organismo y el aire existe una gran diferencia de impedancia acústica, por lo que, si hubiese aire entre el cabezal de aplicación  la zona de tratamiento se produciría una importante reflexión de los ultrasonidos que disminuiría la eficacia del tratamiento. Por ello, es imprescindible que entre el cabezal de aplicación y la piel se disponga una sustancia de acoplamiento cuya impedancia y transmisión acústica sea similar a la de la piel y tejidos blandos del organismo. Con cada aparato, suele proporcionarse un frasco de un producto especialmente estudiado para la aplicación directa de la ultrasonoterapia. Esta sustancia se deposita previamente sobre la piel, de modo que forme una capa uniforme sobre toda la superficie a tratar, para que el cabezal se deslice siempre dentro del espacio cubierto.

Debe recordarse que el cabezal de aplicación se mantendrá en continuo movimiento. El paciente no debe sentir pinchazos ni excesivo calentamiento, solo un leve sensación de calor agradable. Si se desea practicar una sonoforesis, la sustancia activa anticelulítico que se desee penetrar, deberá estar preparada en forma de gel transmisor de US. Las pomadas y cremas olorosas no son adecuadas, ya que amortiguan mucho las ondas ultrasónicas.

El tratamiento anticelulítico con ultrasonidos, puede combinarse o complementarse con cualquiera de las técnicas habitualmente utilizadas en el tratamiento de este proceso:

Iontoforesis, galvanización, contracciones isométricas, láser etc. En el tratamiento de la celulitis, es preferible el empleo de US  de 3 MHz, puesto que su capacidad de penetración es óptima para el tratamiento, se recomienda el empleo de emisión continua, siempre que no coexistan circunstancias que contraindiquen la aplicación de calor, y la densidad de la potencia a emplear es elevada, entre 1.5 y 2 W/cm. cuadrados si se trabaja en emisión continua.

Cada sesión tendrá una duración de 7 a 10 minutos por zona tratada, hasta un máximo de 20 minutos por sesión. Las sesiones se practican a días alternos o dos veces por semana.

2.12 OTRAS TECNICAS

Los US pueden ser usados de otras maneras o en combinación con otros tratamientos de manera que sus resultados se potencien, o en la aplicación de tratamientos diferentes de los hasta ahora descritos.

1.       iontosonoforesis

2.       expoliación (peeling) ultrasónica.

 

IONTOSONOFORESIS

Se basa en la combinación de dos formas de penetrar productos a través de la piel. Estos dos métodos son: la iontoforesis y la sonoforesis.

Se llama iontoforesis a la forma de introducción de sustancias activas ionizables a través de la piel aprovechando la capacidad que tienen las cargas eléctricas del mismo signo de repelerse entre las ante el paso de una corriente galvanica.

Se llama sonoforesis a la penetración de sustancias a través de la piel mediante la vibración mecánica de los ultrasonidos, también se denomina fonoforesis o ultrafonoforesis. Los US aumentan la penetración transcutanea por presión somática pudiendo llegar hasta unos 6 cm. y en triple cantidad que por un masaje normal. En este caso no es menester que las sustancias sean ionizables.

Para realizar una iontosonoforesis, es decir, para poder realizar una iontoforesis y una sonoforesis conjuntamente, se debe disponer de un cabezal de ultrasonidos que al mismo tiempo que emite ultrasonidos, pueda funcionar como un electrodo activo de corriente galvanica. El equipo de ultrasonidos debe estar preparado para su conexión y trabajo simultaneo con un equipo generador de corriente galvanica. Una vez se han reunido estas condiciones, también se necesita un gel conductor de ultrasonidos que tenga principios activos susceptibles de cruzar la piel por métodos mecánicos (vibración) y sustancias ionizables penetrables por iontoforesis.

Como en todas las situaciones en las que se trabaja con corriente galvánica, durante una iontoforesis será necesario el uso de un electrodo pasivo o de retorno, que se tendrá que colocar cerca de la zona a tratar.

EXFOLIACION ULTRASONICA.

Únicamente, con el afán de encontrar nuevas aplicación de los US en el mundo de la estética, se ha introducido el método de exfoliación dérmica por US. A diferencia del uso que de ellos se ha descrito has ahora, en este caso no se pretende que la vibración penetre en profundidad en los tejidos corporales, si no que solo se buscan sus efectos a nivel superficial. La simple vibración de la espátula sobre la superficie cutánea a una frecuencia aproximada de 25.000Hz ejerce un efecto mecánico que favorece el desprendimiento del exceso de células queratinizadas del estrato corneo.

La exfoliación ultrasónica, es una técnica que combina el uso de los US con la aplicación conjunta de cosméticos. Para su aplicación se utiliza una espátula metálica que se hace vibrar a una frecuencia aproximadamente de 25 KHz. Por aplicación del margen distal de esta lamina de forma tangencial a la superficie epidérmica se producirá el desprendimiento de las células del estrato corneo.

A su vez los 25 KHz están modulados a una frecuencia más baja, de forma que al mismo tiempo produce un micromasaje celular que estimula la dermis, aumenta la microcirculacion, acelera los procesos celulares de renovación, compacta los tejidos y suaviza las arrugas.

De todas formas, parece probable que el principal efecto de este tipo de aplicación ultrasónica, ya mencionado, se le une el efecto de los cosméticos que se aplican conjuntamente en los que se produce un aumento de la actividad y una potenciación de sus efectos exfoliantes y blanqueantes.

Print Friendly

fina

Profesora de estética.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies